Nassim Taleb y la antibiblioteca de Umberto Eco

Recientemente he leído El cisne negro, libro escrito a modo de ensayo por el filósofo, investigador y profesional de las finanzas Nassim Nicholas Taleb. Interesante y revelador. Sin duda hace que te replantees el modo en que los sucesos altamente improbables (o que creemos que lo son) influyen y dirigen nuestra vida. Lectura recomendable para cualquier persona interesada en conocer un poco mejor el mundo en que vivimos y su impredecibilidad.

Tomando como base este libro publicaré este post y otros dos más, aunque por el momento vamos a centrarnos en un concepto que puede parecer irrelevante al leerlo la primera vez, pero que al ser repasado aflora lo que podríamos llamar “los pequeños matices”. Veamos de qué se trata:

“El escritor Umberto Eco pertenece a esa reducida clase de eruditos que son enciclopédicos, perspicaces y amenos. Posee una extensa biblioteca personal (con más de treinta mil libros), y divide a los visitantes en dos categorías: aquellos que reaccionan con un “iOh! Signore professore dottore Eco, ivaya biblioteca tiene usted! ¿Cuántos de éstos libros ha leído?”, y los demás -una minoría muy reducida-, que saben que una biblioteca privada no es un apéndice para estimular el ego, sino una herramienta para la investigación. Los libros leídos tienen mucho menos valor que los no leídos. Nuestra biblioteca debería contener tanto de “lo que no sabemos” como nuestros medios económicos, la hipoteca y el mercado de la propiedad inmobiliaria nos permitieran colocar. Acumularemos más conocimientos y más libros a medida que nos hagamos mayores, y el número creciente de libros no leídos sobre los estantes nos mirará con gesto amenazador.

En efecto, cuanto más sabemos, más largas son las hileras de libros no leídos. A esta serie de libros no leídos la vamos a llamar antibiblioteca.

Tendemos a tratar nuestros conocimientos como una propiedad personal que se debe proteger y defender. Es un adorno que nos permite ascender en la jerarquía social. Las personas no van por ahí con un anticurrículum vítae en el que se nos cuente lo que no han estudiado ni experimentado, pero sería bonito que lo hicieran.”

Desde mi punto de vista este concepto de antibiblioteca nos ofrece la posibilidad atractiva: realmente no importa lo que ya hemos leído, estudiado, viajado o experimentado, lo verdaderamente importante es lo que llegamos a conocer gracias a esas lecturas, estudios, viajes o experiencias, pues nos abren nuevas puertas y opciones para seguir creciendo personalmente. ¿Cuántas veces no hemos dado con un libro a través de otro? ¿Qué sitios hemos conocido gracias a haber oído hablar de ellos al visitar otros?

Para poner un ejemplo personal, diré que El tercer chimpancé de Jared Diamond me llevó de rebote a La teoría del todo de Stephen Hawking, pues estaba interesado en conocer más sobre los orígenes del hombre, de la Tierra y del universo, y en ambos libros se abordan estos temas desde perspectivas muy diferentes, cosa que en lugar de ser negativa, multiplica exponencialmente el aprendizaje sobre la materia.

Conclusión

Leamos, estudiemos, vivamos, viajemos y disfrutemos la vida en todo lo que podamos y, sobre todo, dejemos que todas estas experiencias nos hagan llegar a otras casi por casualidad, para que así podamos poco a poco ir creando nuestra  antibliblioteca de libros sin leer, de sitios por conocer y de vivencias por disfrutar.

Anuncios

Un comentario en “Nassim Taleb y la antibiblioteca de Umberto Eco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s